Tupper art, con Take Away Process.

June 13, 2015

Eva Iglesias, Laura Glez. Villanueva y Olga Isla, creadoras del macroproyecto artístico Take Away 

Process, han llevado a cabo recientemente la segunda sesión de TupperArt en el Estudio Galería 

Liebre (Madrid), a la cual hemos podido asistir.

Este evento nació con la intención de enseñar y vender obra desde un punto de vista diferente al de un museo o una galería convencional a un público reducido especialmente interesado en el arte, ya sea por motivos éticos o estéticos (pueden ser artistas, mecenas, críticos, galeristas...). 

 

Las artistas seleccionadas para participar en este evento han sido Patricia Mateo y Adriana M. 

Berges. Su selección, según explicaron las organizadoras, se debe a que “las dos tienen una buena 

trayectoria, la primera ya consolidada y la segunda como artista emergente”.  Patricia ha obtenido 

diversos galardones a lo largo de su carrera profesional y su obra se puede encontrar en colecciones 

particulares e institucionales tanto dentro como fuera del país, mientras que Adriana, formada en 

España y Alemania y Master en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia, ha participado en 

relevantes eventos artísticos nacionales como el Salón de Otoño de la Casa de Vacas, en el Parque del Buen Retiro en Madrid.

 

Ambas presentaron y desglosaron una serie de piezas exclusivas ante el público, consistente en un 

reducido grupo vinculado con el mundo artístico e invitado por los propios organizadores y artistas. 

 

Precisamente en esta presentación, que posteriormente da lugar a un debate, es lo que diferencia 

esta experiencia de muchos otros eventos.

Según dicen las organizadoras, “se trata de pasar un rato hablando de arte. Cuando vamos a un 

museo entramos, vemos, nos vamos y adiós, y a una galería ya ni vamos”. Sin embargo, al tener un 

número reducido de asistentes y tener al artista delante explayándose sobre sus piezas, es fácil 

generar conversación entre artistas, comisarios y público.

 El arte se saca así de sus lugares habituales, dado que, si bien en esta ocasión el evento ha tenido

lugar en una galería, la primera vez que se llevó a cabo fue en una taberna madrileña, y en un futuro 

las organizadoras pretenden llevarlo tanto a casas particulares de gente interesada como a espacios 

públicos u otros lugares donde el arte no suele formar parte del paisaje.

 

El evento en esta ocasión fue un éxito desde el punto de vista cultural, pues hubo lugar a 

interesantes debates sobre la obra, su origen y significado, pero también lo fue desde el punto de 

vista comercial, habiendo vendiendo ambas artistas parte de las obras expuestas.

 

Andrés Carabantes

 

 

Please reload

Recent Posts

February 20, 2017

Please reload