EN CALMA 2020

EN CALMA es un oasis conformado por imágenes pictóricas en el que nos adentra la artista Adriana Berges  con el fin de generar un espacio de tranquilidad e imaginación. 

Mediante el propio ejercicio paciente de la pintura Berges busca, desde la soledad y la quietud del estudio, confrontar la estimulación desmedida a la que nos vemos arrojados en la actualidad.

A través de la contemplación reposada de las piezas nos cuestionamos sobre la necesidad de regirnos únicamente bajo términos como la productividad o la eficacia. Deambulando por el espacio nos preguntamos, ¿qué significa realmente perder el tiempo?

EN CALMA es un homenaje a nuestro sentir preinternet, que busca replicar las sensaciones de un pasado donde el tiempo suspendido y abocado al aburrimiento nos llevaba, sin embargo, a otros mundos posibles.

 

Laura Tabarés

         Un homenaje al aburrimiento y a la necesidad de encontrar espacios de calma dentro de una sociedad hiperestimulada.
 

         Sobre la problemática actual acerca de la hiperestimulación y la productividad.
 

El proyecto “EN CALMA” surge como una necesidad de la propia artista hacia el minimalismo dentro de una sociedad sobreestimulada, donde se premia la productividad y se banaliza el descanso, el aburrimiento y la tranquilidad. Con minimalismo se refiere a quitar todos aquellos estímulos, digitales y visuales, que nos alejan de la calma y hacer un llamamiento a la no productividad, al concepto de perder el tiempo, a la paciencia y al estar a gusto con uno mismo en soledad.


Para llegar a esta reflexión la artista recurre a la cita del arquitecto y diseñador Ron Arad “El aburrimiento es la madre de la creatividad” haciendo énfasis en que estar aburrido o no hacer nada no debería tener tantas connotaciones negativas si no que es necesario para el desarrollo personal.


Bien sabido es que la hiperestimulación empieza a afectar a los más pequeños con el riesgo de ser impacientes, de no tolerar la soledad o el aburrimiento y de desarrollar una autoestima frágil cuando crezcan.


“Desde mi perspectiva considero que es un problema que también afecta a mayores y en la forma en la que estamos consumiendo la tecnología, generando cierta adicción a ella, y la sensación de soledad en un mundo hiperconectado”.


Para ello, propone un espacio de relajación donde el espectador se adentre en un oasis de imágenes que evoquen calma. Con un toque de nostalgia recurriendo a la memoria cuando vivíamos en un mundo sin Internet y los veranos eran tres meses de vacaciones con juegos, piscina y horas dedicadas al aburrimiento.

2020

PAISAJES DIGITALES - Óleo sobre tabla

Una serie de paisajes con influencia digital donde la artista presta únicamente atención al fondo de la composición, haciendo el esfuerzo de quitar de la imagen objetos y distracciones que impedían ver el paisaje en sí. Estos fondos digitales son una metáfora de lo que ella misma siente al realizar cualquier tarea sencilla como observar una imagen, leer un artículo, redactar un texto, etc… que parece cada vez más complicado hacerlo sin tener de fondo una canción en Spoty, un vídeo en youtube, una serie, el sonido de whatsapp vibrando o la necesidad de ver el feed de IG. Un reclamo a prestar atención a las cosas sencillas.

2020

Agua - Óleo sobre lienzo - 116x81cm  /  Instalación 

Por otro lado, una serie de agua y playas que evocan el lugar donde la artista ideó esta exposición. Son lugares pintados desde la contemplación, el fondo de una piscina donde pasar horas mirando el agua mientras chapoteamos con los pies. Playas donde pasar horas tumbados en la arena mirando el mar, o una cala tranquila donde darse un baño mirando las olas.

2020

Playas - Óleo sobre lienzo - 50x65cm

2020

Tronco de Brasil. - Pintura del natural noviembre 2019 y enero 2020 - 60x46cm - Óleo sobre lienzo

Bambú. - Pintura del natural enero 2020 - 37x26cm - Óleo sobre lienzo

Planta. - Pintura del natural Noviembre 2019 - 120x91cm - Óleo sobre lienzo